La Sirena de la Huacachina

Cuentan que hace muchos muchos años las gentes de Ica adoraban a las dunas de su árido desierto. Eran sus dioses y para contentar a estas deidades les ofrecían sacrificios. En una ocasión a una de las dunas le ofrecieron la virginidad de una joven de la zona. La chica quedó condenada para siempre a vagar por las dunas sin acercarse a ningún hombre; su virginidad le pertenecía al cerro de arena fina y vientos fuertes.

Un día un cazador de tórtolas  divisó a la muchacha en lo alto de una duna mientras buscaba pájaros en el cielo. El chico se enamoró de ella en ese mismo instante pero la chica empezó a correr y desapareció entre las montañas de arena y polvo.

El joven se obsesionó con la idea de volver a verla y la buscaba cada día entre las dunas. La chica, que también se había fijado en él, sufría en silencio el sacrificio al que le habían sometido y pensaba en su cazador de tórtolas.

Un día, mientras ella se peinaba sus largos cabellos negros ante un espejo que sujetaba en sus manos, vió en el reflejo al cazador que se acercaba por su espalda. Al intentar salir corriendo, el espejo se rompió en mil pedazos transformándose en un lago enorme entre las dunas, un oasis verde en medio de la nada. Al mismo tiempo, los cabellos de la chica la rodearon transformando la mitad de su cuerpo en el de un pez. La ya sirena se mezcló con las aguas presa del cruel encantamiento que le separaría para siempre del cazador de tórtolas. A él nunca más se le volvió a ver.

Cuentan en Ica, ciudad a pocos kilómetros del oasis de la Huacachina, que quién escucha el llanto de la sirena desaparece. Hay quién dice que se los lleva la propia sirena. Hay quién cuenta que son devorados por las dunas; que los cerros se abren y esa persona no vuelve a aparecer.

En 2007 el terremoto que sacudió Ica, Chincha y Pisco dejó centenares de muertos. La tierra se tragó casas enteras y se movió cambiando de lugar dunas, terrenos enteros y hasta el cauce de un río que abastecía de agua a toda la zona.

Sin embargo la Huacachina, ese oasis en medio del desierto, permanece inalterada y no pierde una gota de agua. Puede ser que su sirena vigile esas aguas y las defienda de la arena, de las dunas que la atraparon con su maleficio.

Anuncios

Acerca de Emi Arias

Periodista. Master en televisión por RTVE. Experta en Información internacional y Master en Igualdad entre Hombres y Mujeres.
Esta entrada fue publicada en Leyendas, Perú y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La Sirena de la Huacachina

  1. Siridia dijo:

    ¿Esta foto pertenece a la realidad? me ha parecido al abrir el blog que se trataba de un montaje, qué preciosidad!! una vez más la realidad supera a la ficción. Vosotros ataros al mástil de Lima como hizo Ulises al del barco y no escuchéis los cantos de sirena, que ya tenemos aquí bastantes en nombre de la crisis de los mercados perdiendo la poca dignidad que habíamos alcanzado como seres humanos. Un beso

  2. MARIJE dijo:

    Que buenos recuerdos me traen estas dunas!!!

    Seguro que también vosotros habéis bajado con la tabla…………que divertido!!!

    Besos

    Marije

  3. Bárbara dijo:

    Precioso! Emy, con los relatos de Ser o no Sur os sentimos cerquita!!. Seguid dibujándonos esa realidad que estáis viviendo que, como dice Siridia, de la nuestra dan ganas de escapar a cada momento! Besos

  4. esther dijo:

    Es un muuuuy bonito Emy, y mientras esa sirena siga vigilando esas aguas…….nosotros seguiremos vuestros pasos en esas maravillosas tierras, un abrazo enorme a los dos.

  5. henry dijo:

    pero ee lago ahor se alimenta de agua potable .si no esria seco 😦

  6. gerardo dijo:

    me gusto mucho la leyendade la huacachina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s