Independencia

E. se asoma al barrio desde su casaEl polvo lo cubre todo. Desde los motocarros hasta las paredes de madera de las casas y los techos de plástico y calamina. Los perros deambulan de aquí para allá y un hombre descansa en un sofá en medio de la calle.Arriba, las casas más humildes. Si buscas en el horizonte; un centro comercial domina el espacio. A menos de un kilómetro del barrio hay espacios totalmente prohibidos para la gente que vive en el cerro… Allí, en el enorme centro comercial cuesta comer lo mismo que gana en el barrio una familia en una semana.

Esta zona se llama Independencia. Tiene gracia, ¿verdad?.

J. y E. ganan 20 soles al día vendiendo maní. Esto son 5 euros más o menos. Tienen 6 hijos. La pequeña tiene un año y el mayor tiene 12. Llegaron de la sierra, como muchas personas que huyeron de la falta de posibilidades y ahora ocupan la periferia de Lima. Cocinan con leña y con carbón y usan velas para ver en la noche. El pequeño R. tiene 5 años y tartamudea. Hace un mes salió del hospital donde estuvo ingresado durante mucho tiempo porque se tropezó con el fuego que su madre usa para cocinar.

A L.B. le toca el papel difícil en la familia; como es una mujer y tiene 10 años le toca quedarse con sus hermanos y hermanas y cuidar de la casa, de lo doméstico… Después de muchas conversaciones con su madre parece haber entendido que su sitio está en el colegio.

Esta es una de las miles de familias que se amontonan en terrenos de apenas 20 metros cuadrados con sus colchones y sus ropas. No tienen mucho más. El sistema les ha quitado hasta la ilusión de que las cosas cambien. Violencia estructural aprendida, machismo endémico y frustración al salir de la enseñanza pública porque las oportunidades no son las mismas para todos y aún menos para todas….

Pero siempre hay historias que remueven la realidad para cambiarla.

E. dejó Arequipa en busca de un tratamiento para su hijo autista y una mejor vida para su hija pequeña. Trabaja en lo que puede, lleva a su hijo a un centro y la pequeña ya escribe y lee. Lidera un grupo de muejres en un comedor social, participa en la escuela de padres y madres, viene al centro a aprender computación y no se arrepiente nunca de haber dejado atrás a su pareja, que no quiso seguirla en su búsqueda de “ese algo mejor”…

Ella hace que nos asomemos a un mañana distinto para mucha gente. Creo que es posible porque ella lo hace posible, la gente lo hace posible.

Emi*

para seguir… Perualde

Anuncios

Acerca de Emi Arias

Periodista. Master en televisión por RTVE. Experta en Información internacional y Master en Igualdad entre Hombres y Mujeres.
Esta entrada fue publicada en Centro Social, Independencia, Lima, Mujeres, Perú y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s