Yacumama y el oro de Cajamarca

Hoy me hablaron de ella mientras comia juane, un plato de la selva peruana.

Una boa acuática gigante cuida las aguas de la selva. Es la Yacumama, que en quechua significa  Madre del agua. En la calurosa y humeda Pucallpa dicen que es la responsable de la desaparición de muchas personas en lagunas y ríos. Se cuenta que si ella muere, se acaba el agua que da la vida, y como consecuencia se muere la vida. Por algo será que los chamanes invocan a Yacumama en las ceremonias de toma de Ayahuasca.

Ahora y desde hace años, la codicia de las mineras ha dejado calvas en la selva amazónica que se pueden ver desde los aviones. Son las vergonzosas cicatrices que deja el supuesto desarrollo en el rostro de la tierra. Son heridas abiertas en los pulmones del mundo.

Lejos de la selva está Cajamarca, el departamento más pobre de Perú. A 45 kilómetros de la capital está Yanacocha (laguna negra en runasimi), la mina de oro más grande de sudamérica. Las entrañas de esos cerros contienen una riqueza que el pueblo no ha tocado. Después de décadas de extracción, expolio y violación medioambiental, Cajamarca es más pobre que antes porque está perdiendo su agua, sus pastos, el alimento de sus animales, el terreno de sus chacras y su forma de vida. Por contra, la empresa minera es más rica y planea su expansión.

La yacumama llora desde la selva la sed de su hermana, la sierra. La pachamama clama justicia en las calles de Cajamarca en boca de miles de personas que no quieren que el dinero mueva sus montañas.

Un señor de Puno nos dijo hace dos días que “un peruano es un mendigo sentado en una mina de oro”.

En la plaza de Armas de Cajamarca asesinaron los invasores a Atahualpa después de que este entregase varias habitaciones repletas de oro y plata a cambio de su libertad. La historia no debe repetirse.

Y yo me pregunto a qué le llaman desarrollo, a qué le dicen futuro, qué creen que es la riqueza. Y a mi me duelen las sierras y las selvas de este Perú verde, azul y ocre, de este Perú que sangra a borbotones por sus venas doradas.

Emi Arias

Copio una cita que leí en el blog de Ana Mónica, que inspiró con su manifiesto nocturno mi adhesión a un pueblo que lucha…

¡Sierra de mi Perú, Perú del mundo,
y Perú al pie del orbe; yo me adhiero!

(César Vallejo)

Para leer…

http://histericayrevolucionaria.wordpress.com/2011/11/26/manifiesto-nocturno-por-un-pueblo-que-lucha-a-cajamarca/

http://www.larepublica.pe/27-11-2011/cajamarca-otras-seis-concesiones-mineras-esperan-su-licencia-social

Anuncios

Acerca de Emi Arias

Periodista. Master en televisión por RTVE. Experta en Información internacional y Master en Igualdad entre Hombres y Mujeres.
Esta entrada fue publicada en Movimientos sociales, Perú, Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Yacumama y el oro de Cajamarca

  1. But wanna comment on few general things, The website style is perfect, the articles is really wonderful : D.

  2. Qué puedo decir, sino tan sólo no basta escribir sino obrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s