Hanan Pacha

Hanan Pacha es en la mitología inca el espacio reservado a los dioses. Es el mundo de arriba, los cielos color zafiro de los andes surcados por el cóndor, la representación animal de este plano de la trilogía inca.

En el cañón del Colca, a tres horas de la Ciudad Blanca de Arequipa, estas aves, negras en su edad adulta, emergen planeando desde lo más profundo de la garganta, la segunda más profunda del mundo. Sus corrientes de aire caliente y frío hacen que estas aves protegidas se eleven sin mover sus alas, planeando y adentrándose en los remolinos haciendo de su presencia una visión casi mística.

Este animal sagrado vigila desde lo más alto la vida de las comunidades que viven en la garganta del cañón. Son cerca de cien familias organizadas como comunidades que viven sin luz ni agua corriente. Viven de sus chacras, sus arboles frutales, verduras, cereales y la carne de algunos animales pequeños. Sus mulas y burros recorren los fatigosos y escarpados 20 kilómetros que les separan de Cabanaconde, un pueblo con comercio y posibilidades para el trueque. Allí se proveen de bebidas y chocolates que venden a los viajeros y viajeras que se adentran en la garganta buscando el oasis que esconde en el fondo.

Durante el recorrido, el calor te golpea y el polvo te deja sin respiración. La falta de sueño, el cansancio, el camino y comida en mal estado fue una combinación fatal que me dejó en el suelo mientras me abanicaban con un gorro de ala ancha.

Una mujer del pueblo San Juan Chuccho, madre del guía de montaña que nos acompañaba, me preparó una bebida caliente a base de ruda y muña y me hizo comer un plato de sopa. Resucité. No me dejó pagarle por las infusiones y lo peor es que no recuerdo su nombre. Seguramente no me lo dijo.

Nos fuimos y ella se quedó en su silencioso mundo. Yo pude terminar las tres horas y media que restaban hasta el oasis gracias a ella.

Hay veces que además de volar con los cóndores, los dioses y las diosas bajan a tierra. La magia y la leyenda está en las manos añejas de una mujer que conoce las plantas y que por culpa de mi mareo, esta vez y sin que sirva de precedente, no tiene nombre…

Texto: Emi Arias

Foto: Iñaki Landa

Anuncios

Acerca de Emi Arias

Periodista. Master en televisión por RTVE. Experta en Información internacional y Master en Igualdad entre Hombres y Mujeres.
Esta entrada fue publicada en Perú y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Hanan Pacha

  1. sdfdgfd dijo:

    su informacion no me sirbio de nada ._.

  2. juanjose dijo:

    nos irbe pa nada es w……….

    …..

  3. JI MENA dijo:

    QUE BONITO

  4. XIMENA dijo:

    AUN QUE DA UN POCO DE MIEDO EL CÓNDOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s