Caminitos del alma

Caminito que el tiempo ha borrado,
que juntos un día nos viste pasar,
he venido por última vez,
he venido a contarte mi mal.

Los colores en las paredes de La Boca hablan de Italia y de España. Hablan de los sobrantes de pintura que los nuevos argentinos llegados a este puerto pedían a los astilleros. Los colores de La Boca son alegría y son maquillaje. El maquillaje de las estrecheces de un barrio, de muchos pueblos, de una ciudad cosida con historias de arrabal que se mira coqueta en el espejo de plata, en su inmenso río-mar…

Cuando la Boca brilla, la Plaza de Mayo respira protestas con esas madres y sus pañuelos anudados a la memoria de 30.000 personas que desaparecieron, que alguien hizo desaparecer. Muchos como pájaros heridos que los aviones vomitaron al mar. Otros quién sabe.

Son los caminitos de la historia argentina, caminitos que el tiempo no ha borrado y que pasean hacia la justicia, la reparación y los dedos ya señalan a los culpables.

!Qué lejos estamos de estos caminitos de memorias y justicias en el lugar de donde vengo!

Mientras en la plaza Las Madres y Las Abuelas siguen presentes, los excombatientes de las Malvinas enseñan sus heridas a un país que olvidó en parte a aquellos casi adolescentes que pelearon por una tierra que nunca habían pisado.

A pocas cuadras, en San Telmo, una pareja se acerca lentamente y se envuelven en un tango hipnótico.

Cuando oscurece y la 9 de Julio bosteza entre rojos del cielo y blancos del obelisco una milonga se enciende “de a poquitos”. Una pareja sale a la pista mecida por el embrujo de sonidos antiguos que se enganchan a las entrañas. Otra se anima. Ellas con las caras abandonadas sobre los hombros y los rostros de ellos.

En una silla, una mujer oriental, menuda y seria espera su tango. Su tango no llega.

Buenos Aires baila un 1 de enero con toda la elegancia y el encanto porteño. Buenos Aires canta y toca el bandoneón y mientras, en un patio hermoso y verde del barrio de Olivos, las damas de noche se abren y escuchan las “conversas” que suben y bajan.

Son las palabras de cinco corazones locos que se encuentran esta noche y se cuentan secretos al oído y brindan para que 2012 se porte bien.

pdta: Para un cuentacuentos, una voz hermosa, un oso que ansiaba un palo borracho y una tortuga velocista. 

Emi, Iñaki y Jone

“Te morías por volver

con la frente marchita cantaba Gardel…

Buenos Aires es como contabas hoy fui a pasear…”

Anuncios

Acerca de Emi Arias

Periodista. Master en televisión por RTVE. Experta en Información internacional y Master en Igualdad entre Hombres y Mujeres.
Esta entrada fue publicada en Argentina, Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Caminitos del alma

  1. Bárbara dijo:

    Precioso ‘no más’ !!

  2. Santos Pérez dijo:

    No conozco La Boca, pero sí a Emi Arias e Iñaki Landa, y algo de la aventura que están recorriendo juntos. Aquí, Emi describe, con la gracia del alma despierta, estos parajes que no he visitado nunca, pero me anima hacerlo. Pues nos habla de lugares como La Boca, cuyas fachadas se pintaron con las estrecheces de pintura sobrante, la Plaza de Mayo, San Telmo…Lugares llenados con la ilusión, con el llanto, o con huellas de zapatos al compás del tango y un aroma de media de cristal rasgada sobre la tarima, mientras al fondo alguien espera que la saquen a bailar…Son lugares habitados de humanidad. Y el contraste no puede ser mayor con otros lugares que magistralmente estudia Zygmunt Bauman en “Modernidad líquida”, en los que aún llenos de gente la humanidad brilla por su ausencia, pues el intercambio comunicativo se reduce a tarjeta de crédito por sonrisa de plástico [recuerdo tu artículo, Iñaki], lugares protegidos para privilegiados, como Heritage Park, o protegidos por la etnia, la religión o el partido, lugares públicos donde se intercambian señales funcionales, raramente emociones y sentimientos. Comunicar éstos lo sabe hacer y lo hace muy bien en estos artículos esta gran periodista que es Emi Arias, que mantiene en activo lo más genuino de su profesión: contar a seres humanos las acciones de seres humanos, cuando parece imparable el imperio del lenguaje-máquina.
    Ánimo a los dos con vuestra aventura, pues es la única actividad humana irremplazable ni por máquinas ni por guetos superprivilegiados.
    Santi

  3. Gracias por enlazarnos, Emi.

    Un saludo del equipo de Viajeros Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s