Humauaca

Suena una música en la noche dulzona de Humauaca. Alguien canta y su voz llega hasta el patio de una casa donde cuatro personas conversan y toman cerveza. Se han conocido hace apenas 15 horas y ya se han contado la vida.

Se han encontrado, se han caído bien y las cosas fluyen al ritmo de la noche fresca y agradable del sur argentino.

Uno viaja solo desde el profundo sur y no tiene billete de vuelta.  El otro dejó su trabajo en un banco en Suiza, llenó su maleta de libros y llegó a América del Sur para cambiar el mundo. De esto hace ya diez años y no piensa en volver más que de visita. Su casa ahora es Humauaca.

El tiempo pasa entre revoluciones posibles llenas de paz y sueños, entre cataclismos neoliberales y sueños de otra Europa, de otra América, de otro mundo. Somos cuatro europeos desengañados, dolidos con nuestro viejo continente. Ahora los cautro nos bañamos en la realidad de América del Sur con unas ganas locas de encontrar respuestas.

La noche pasa, las respuestas no llegan pero cada vez lo vemos más posible. Cambiamos el mundo entre cigarros, canciones, películas y promesas de un reencuentro en algún lugar y algún día de estos.

“Yo cocinaré algo rico”

“Yo prometo llevar el libro del que te hablé”

Después de dos días nos vamos. Nos abrazamos. Nos despedimos sin saber si volverán a repetirse noches tan hermosas en esa compañía. Desde el autobús vemos las casas bajas hacerse cada vez más pequeñas, los cactus enormes parecen ya dibujados sobre el suelo rojizo.

Adiós Humauaca, te dejamos con tus silencios nocturnos, con tus canciones y tus humitas.

Adiós compañeros de viaje.

Emi*

Pdata: para un suizo y un canario. Por las conversas, por la complicidad, por la compañía y por esa amistad viajera…

Anuncios

Acerca de Emi Arias

Periodista. Master en televisión por RTVE. Experta en Información internacional y Master en Igualdad entre Hombres y Mujeres.
Esta entrada fue publicada en Argentina, Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Humauaca

  1. Alfredo dijo:

    Todos buscamos respuestas. Respuestas que en muchos casos no existen. Creo que ahora a lo único que aspiro es a encontrar preguntas. Lo peor en la vida es cuando no tienes preguntas. Quizás lo que buscais no son respuestas, sino encontrar preguntas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s