Justicia… con todo el cuerpo

*antes de nada. No hay tildes en este teclado… Espero sepan perdonarme.

“Lo fusilaron en el camino, cerca de la casa. Senti los disparos, sali y encontre su cuerpo. Me gritaron que fuese a enterrar al perro que habia muerto. Ese perro era mi unico hijo. Me dieron tres horas para enterrarlo y salir del pueblo. Tuve que envolverlo en frazadas y dejarlo en el cementerio”

Esta frase esta escrita en la pared del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile pero podria estar escrita en España, si hubiese un lugar como este es España.  Pero no lo hay.

La dictadura de Pinochet termino en 1990. La española acabo mucho antes. Pero no, no hay un lugar como este en el lugar de donde vengo. Puede que tenga que ver con que confundimos la reconciliacion con la negacion de los hechos. Puede que sigamos confundiendo la paz y la democracia con la ausencia de justicia, reconocimiento y reparacion, si es que se puede reparar la muerte.

Jamas se curan las heridas que siguen sangrando, que siguen abiertas. Heridas con nombres, con historias personales tan duras que aun gritan las paredes de las carceles, las tapias de los cementerios, los caminos, las cunetas, las montañas silenciosas que guardan secretos del horror, de la infamia, de la dictadura…

En ese pais sin memoria que llamamos España hay fosas perdidas donde descansan personas sin rostro que jamas veran su nombre escrito en la historia, siendo parte de esta.

Los discursos de “no hay buenos y malos” me hacen rasgarme las vestiduras.

Cuarenta años, !Cuarenta!. Que se dice pronto. Cuarenta años de fusilamientos, condenas a muerte, juicios sumarios, sacas, encarcelamientos, torturas, miedo, persecucion, exilio, violaciones constantes de los derechos humanos por parte de un regimen militar totalitario fascista y despreciable. Repito la palabra despreciable.

Cuarenta años. Cuarenta años donde si habia malos, donde hubo victimas con nombres y apellidos. Pero ni sus nombres ni sus apellidos figuran con letras grandes escritas en las paredes de la historia. No hay museo ni hay memoria. No hay placas en las ciudades que recuerden de forma oficial a quienes murieron por defender la libertad, por defender la republica. A quienes murieron porque pensaban diferente, porque eran homosexuales, porque eran ateos, porque pasaban por alli o porque no tenian como defenderse, o por rojas, o  por putas, … muchos y muchas murieron simplemente porque si.  El franquismo fue una trituradora de sueños y proyectos de vida.

El museo de la Memoria de Santiago de Chile alberga fotos, cartas, testimonios, grabaciones, la ultima alocucion de Allende desde el palacio de la Moneda, entrevistas a dirigentes del momento, cartas desde la carcel, pruebas de las torturas… Es todo un paseo terrible a traves de la historia, a traves de lo que nunca debio pasar, a traves de lo que no debemos olvidar.

Sus caras forman un enorme mural. Hombres, mujeres, niñas y niños. Algunas de esas mujeres estaban embarazadas cuando desaparecieron. Sonrien en las fotos. Se nota que tenian sueños, se nota que creian en un mundo distinto.

Una lista de victimas no es solo una hilera de nombres. Detras de cada nombre se esconde una experiencia grabada en la memoria de una socidad. Estas personas recibieron un trato cruel e inhumano por parte del Estado de su propio pais, que ignoro sus derechos humanos, que les desprecio en su camino hacia el poder totalitario. Paso en Chile, en Peru, En Argentina, en Paraguay, en Guatemala, en El Salvador, en Sierra Leona, en Uganda, en España..

Si. En España tambien.

Y pido un juicio. Si. Lo exijo. Un juicio a los muertos. Si, claro que si. Quiero un juicio a la historia. Un lugar con sus nombres, un espacio con su recuerdo, para llorarles y decirles que no estan solos ni solas en su injusticia, en su muerte, en sus cunetas del olvido…

Los muertos ya no volveran a la vida ni iran a la carcel los que apretaron el gatillo, los que firmaron las sentencias, los que ignoraron los gritos de libertad. Esos murieron en sus camas, en sus fincas, con sus titulos de senador vitalicio, con sus joyas alrededor del cuello. No me importa. Quiero un juicio. No habra carcel pero habra justicia y, aunque llegue tarde para muchos y muchas, aun estamos a tiempo.

Nunca es tarde para hacer justicia, para decir la verdad, para contar que paso, para abrir las fosas, para vaciar de cadaveres las cunetas de una España desmemoriada e infantil que hizo las paces con las manos llenas de sangre.

Si. Quiero un juicio, quiero memoria, quiero saberlo todo, quiero recordar…

Lo exijo con todo el cuerpo, con toda la rabia y con los ojos llenos de lagrimas. Cada parte de mi cuerpo se estremece al ver sus caras en este rincon de Santiago, al imaginarles en cualquier lugar de la peninsula.

Victor Jara fue asesinado por carabineros pinochetistas en septiembre de 1973. En una de sus canciones Jara canto “Y se muere en el camino sin hallar la libertad”. Libertad que ahora utilizo para gritar justicia. Con todas las letras. Con todo mi cuerpo encendido en penas, en cunetas, en torturas, en miedo, en su muerte.

Pablo Neruda, que ya estaba delicado de salud antes del golpe, empeoro fatalmente tras aquel 11 de septiembre de 1973 hasta morir el 23 de septiembre. Solo fue capaz de vivir sin libertad durante 12 dias. Era demasiado. Su casa de Santiago fue saqueada después de su muerte y sus libros, incendiados. En su funeral, los asistentes estaban rodeados de soldados armados de ametralladoras. Aun asi se escuchaban desafiantes gritos de homenaje a él y a Salvador Allende.

Chile se desangraba en llantos. El poeta habia muerto casi a la par que la libertad.

Neruda escribio “Siempre” y yo se lo dedico a los muertos y las muertas sin nombre. A los familiares que buscan, a quienes tuvieron miedo, a quienes lucharon a gritos o en silencio. A quienes sufrieron de alguna manera y ahora pasan hambre de justicia.

Con todo el cuerpo…

SIEMPRE

Aunque los pasos toquen mil años este sitio,
no borrarán la sangre de los que aquí cayeron.

Y no se extinguirá la hora en que caísteis,
aunque miles de voces crucen este silencio.
La lluvia empapará las piedras de la plaza,
pero no apagará vuestros nombres de fuego.

Mil noches caerán con sus alas oscuras,
sin destruir el día que esperan estos muertos.

El día que esperamos a lo largo del mundo
tantos hombres, el día final del sufrimiento.

Un día de justicia conquistada en la lucha,
y vosotros, hermanos caídos, en silencio,
estaréis con nosotros en ese vasto día
de la lucha final, en ese día inmenso.

Pablo Neruda

Emi Arias…

En un grito de pena y rabia al salir del museo

Anuncios

Acerca de Emi Arias

Periodista. Master en televisión por RTVE. Experta en Información internacional y Master en Igualdad entre Hombres y Mujeres.
Esta entrada fue publicada en Chile, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Justicia… con todo el cuerpo

  1. Maribel dijo:

    Muy bueno me emociono al leerlo pienso en lo que paso en España y en su olvido.Para colmo juzgan al juez Garzon esto es de traca da la risa. Claro que si justicia para los que no pudieron defenderse, y sus nombres han quedado en el olvido ,muchas familias españolas no saben donde enterraron a sus abuelos o padres porque los pasearon y ya esta no se supo mas de ellos.JUSTICIA aunque tarde.

  2. Iliana dijo:

    Fantástico Emi, me encantó, y sí, hay un museo para todos ellos, la pena es que la gente, olvida rápido y quieren llamar a esa dictadura “régimen militar” ¿Porque? ¿Pretenden quitar hierro al asunto? No lo se. Al menos siempre les quedará su espacio, en España sabemos que no es así, pero como tu bien dices, nunca es tarde.

  3. NATI FUENTES dijo:

    Al parecer aquí las heridas tuvieron que cerrar para superar el tiempo de dictadura, pero cerraron en falso. ¿A quién y por qué no interesa que se investigue? ¿Interesa que queden sin esclarecer las atrocidades para que no se manche la memoria de sus autores y en cambio quede en entredicho la de las víctimas, como en tiempos de la dictadura? Esto es lo que hay, por increíble y contradictorio que sea. Juzgada la persona que quiere impartir justicia. Me sigue pareciendo vergonzoso que esto pase.
    NATI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s